Llama ¡AHORA!
928 581 837

San Petersburgo - Moscu, tren nocturno, Semana Santa

Oferta de viaje a Rusia
8 días - 7 noches

Circuito de 8 días por Rusia visitando San Petersburgo y Moscú.

Un viaje a Moscú y San Petersburgo. San Petersburgo es un romance nórdico entre palacios y canales. Construida sobre el agua y el barro por el Zar Pedro el Grande, la Venecia del Norte cautiva al visitante. Suntuosos palacios y elegantes puentes se reflejan en sus ríos y canales. El Hermitage, suntuoso museo en el Palacio de Invierno de los Zares, el mayor museo de Rusia posee más de tres millones de obras. Situado en la antigua residencia de los zares, la magnífica decoración de sus interiores hace de su visita una experiencia inolvidable. Y Moscú una ciudad vibrante, moderna, tendencia hasta el extremo, la capital rusa es un destino cultural de primer nivel. En esta ciudad que nunca duerme se encuentran el célebre Bolshói y el grandioso Kremlin, altiva, imponente, esta ciudadela medieval en pleno corazón de Moscú es el centro del poder ruso. Sus altos muros protegen monumentos, catedrales y el palacio presidencial.

Fecha de salida San Petersburgo - Moscu, tren nocturno, Semana Santa

1. Seleccionar alojamiento y fecha

Hotel desde Disponibilidad
Hotel 4* Superior512.00 €
Alojamiento Seleccionado:

L
M
X
J
V
S
D

Información completa

Resumido

Día 1.- San Petersburgo
Día 2.-
San Petersburgo
Día 3.-
San Petersburgo
Día 4.-
San Petersburgo - Moscú
Día 5.-
Moscú
Día 6.-
Moscú
Día 7.-
Moscú
Día 8.-
Moscú

Incluye:

  • Precio por persona en base doble.
  • Traslado de llegada.
  • Traslado de salida.
  • Transporte entre ciudades: tren, Tren nocturno San Petersburgo - Moscú.
  • 7 desayunos - 2 comidas.
  • Hoteles, Régimen Alimenticio, Visitas y guías según se especifique o no, en el itinerario.

No Incluye:

  • Vuelos internacionales
  • Impuestos del país
  • Bebidas
  • Propinas
  • Maleteros
  • Seguros
  • Visados, si fueran necesarios.
  • Las entradas que no estén expresamente mencionadas en el itinerario dia a dia, no están incluidas.


Día 1.- San Petersburgo

Llegada a San Petersburgo. Traslado al hotel. Alojamiento.

Día 2.- San Petersburgo

Desayuno en el hotel. Visita Panorámica de San Petersburgo. Ventana de Rusia a Europa, Venecia del Norte, Ciudad-Museo… cualquiera que sea el título que se le dé, San Petersburgo es una ciudad que hay que conocer! Construida sobre el agua y el barro en 1703 por el Zar Pedro el Grande, esta magnífica ciudad báltica cautiva al visitante. Suntuosos palacios, elegantes puentes y majestuosos malecones de granito se reflejan en sus ríos y canales que se entrecruzan con las callejuelas. Su belleza y riqueza dejan mudo al viajero. Pedro el Grande quería que Rusia recuperase su retraso con respecto al resto de Europa, y pensaba que su país estaba subdesarrollado y que su nobleza e instituciones pertenecían al pasado. Decidió mover la capital de Moscú y construir otra desde cero, más próxima a la Europa del Norte que tanto admiraba. El lugar elegido para ello parecía la elección de un loco: un terreno pantanoso en el Gran Norte, infestado de malaria en verano y con un durísimo invierno. Miles de trabajadores forzosos perecieron en la construcción de la nueva capital. Pero a pesar de todos los inconvenientes, esta creció rápidamente y pronto se convirtió en un auténtico imán de arquitectos y artistas llegados de todos los rincones de Europa, que edificaron avenidas y parques, iglesias y palacios, canales y puentes, es cuelas, una Universidad y Academia de Bellas Artes, y embellecieron la ciudad hasta límites inimaginables. El lujo y la sofisticación técnica empleados en la construcción, la opulencia de la corte zarista, pueden admirarse en los numerosos palacios, teatros, lujosas e imponentes fachadas que ornan las amplias avenidas, aquí llamadas “Perspectivas” (Prospekt). Los innumerables canales, islas y puentes que fue necesario construir para drenar el terreno y encauzar el caudaloso Neva le dan a la ciudad un carácter único. San Petersburgo ha sido declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO. San Petersburgo ha sido la capital de Rusia durante más de dos siglos, de 1712 a 1918. Tras la revolución rusa, Moscú volvió a ser la capital y San Petersburgo inicio un periodo de decadencia. Los comunistas cambiaron incluso su nombre por dos veces, a Petrogrado y Leningrado. Al terminar el régimen soviético, San Petersburgo recupero su nombre histórico y, tras un intenso periodo de reconstrucción y restauración, la ciudad ha recobrado el esplendor y la gloria de antaño. Hoy San Petersburgo es una ciudad vibrante y dinámica y con sus 5 millones de habitantes es la 4ª ciudad de Europa. Es también la ciudad más visitada de Rusia. Además de su maravilloso patrimonio cultural, ofrece al visitante una impresionante oferta de actividades durante todo el ano. Visita totalmente guiada en español, toma de contacto ideal con la ciudad, su centro histórico y sus principales monumentos. Podremos apreciar la Perspectiva Nevsky, con sus prestigiosos edificios: Palacios Aníchkov, Stroganov y Beloselski-Belozerski; iglesias luterana, católica y armenia; la Catedral ortodoxa de Nuestra Señora de Kazán, los edificios Eliseev, Mertens y Singer… Atravesaremos la Fontanka, río que cruza el centro urbano de San Petersburgo, así como el río Moika y el canal Griboyedov. Sobre este último se encuentra la célebre iglesia de San Salvador sobre la Sangre Derramada, de inconfundible estilo ruso con sus cúpulas multicolores y doradas, en forma de bulbo. El antiguo Palacio de Invierno, imponente residencia de los Zares, transformado en el Museo del Hermitage, domina desde su fachada Norte el curso del majestuoso Neva. Al otro lado del río se alza la inconfundible silueta de la Fortaleza de Pedro y Pablo. No lejos se encuentra la Cabaña de Pedro el Grande: desde esta modesta vivienda de madera, el Zar seguía personalmente la evolución de la construcción de “su” ciudad, entre 1703 y 1708. En la isla Vasílievski se encuentran la Strelka, el palacio Ménshikov y el histórico edificio de la Universidad. Pasaremos ante el Almirantazgo y su imponente flecha dorada, símbolo de la fuerza naval rusa, en la que Pedro el Grande quiso cimentar su Imperio. Veremos su estatua ante el edificio del Senado y la Catedral de San Isaac, con sus gigantescas columnas de granito rojo de Finlandia. La plaza Teatrálnaya alberga los edificios del Conservatorio y el célebre Teatro Mariinsky. Terminaremos ante la bella catedral de San Nicolás de los Marinos, rodeada de canales. Visita de la Catedral de San Nicolás de los Marinos. Este magnífico monumento del barroco ruso, con sus espectaculares cúpulas doradas, fue erigido en una zona que desde tiempo de la fundación de la ciudad por Pedro el Grande estaba poblada principalmente por marinos, debido al gran número de vías de agua que la surcan y a su proximidad con el puerto de la ciudad. Posteriormente se instaló aquí el Regimiento Naval de la ciudad. La iglesia fue construida por orden personal del príncipe Golitsin, que ofreció a la zarina Elisaveta Petrovna erigir el templo de San Nicolás de los Milagros - protector de los marinos - en honor de las hazañas de la Flota Rusa. La construcción, dirigida por el arquitecto Chevalinski, duró desde 1753 hasta 1762. La catedral consta en realidad de dos iglesias diferentes, situadas cada una de ellas en uno de los dos pisos que la componen: la iglesia de San Nicolás en el piso inferior, y la iglesia de la Epifanía en el superior. Ambas ricamente decoradas con molduras y columnas de orden corintio. El conjunto es rematado por un bello campanario exento. La combinación de cúpulas doradas, fachadas azules y columnas blancas es de gran belleza. Pequeño paseo por el barrio de Dostoievski, El escritor de fama mundial Fédor Dostoievski mantuvo una estrecha relación con la ciudad de San Petersburgo, a la que amó, y en la que pasó una gran parte de su vida. Visitaremos su barrio preferido, situado en pleno centro de San Petersburgo donde, tras las elegantes fachadas, vivían gentes de toda clase y condición, personajes que reflejaban la Rusia real, que el escritor gustaba de llamar “Verdaderos Rusos” y reflejó de forma magistral en obras como “Crimen y Castigo”, “el Idiota” y otras. Recorreremos las mismas calles donde paseaba el escritor, podremos admirar la fachada de la casa donde murió, hoy transformada en museo, y visitaremos la iglesia de San Vladimir, donde frecuentemente acudía a rezar. Visita del Mercado Kuznechny. Situado en una de las zonas más antiguas de San Petersburgo, en el barrio que hoy lleva el nombre del escritor Dostoievski, el Mercado fue construido a principios del siglo XX. Es uno de los más famosos de la ciudad, siendo sin duda el favorito de sus habitantes. No es el lugar más barato, pero si el mejor abastecido. Aquí podemos encontrar los mejores productos procedentes de toda Rusia y de otros lugares del mundo: Frutas y verduras de los fértiles oasis de Asia Central, sabrosos quesos caseros; deliciosos frutos secos del Cáucaso, setas y frutos de los bosques del Norte, pescado fresco de los ríos rusos y caviar… Los compradores pueden probar los productos, es la mejor garantía de calidad! Vista exterior del Acorazado “Aurora” barco de la antigua marina de guerra imperial, cuyos cañonazos el 25 de octubre de 1917 marcaron el inicio de la Revolución Rusa. La tripulación amotinada se sumó a los revolucionarios, rechazando la orden superior de abandonar la ciudad. Sus tropas no solamente dieron la señal del asalto al Palacio de Invierno, sino que participaron en el mismo. Podremos admirar la espectacular vista del majestuoso acorazado y sus históricos cañones desde la orilla del Neva. Visita de la Fortaleza de Pedro y Pablo. Situada en una pequeña isla frente al Palacio del Invierno, dominando los tres brazos del Neva, la Fortaleza estaba destinada a proteger la ciudad de las incursiones por vía marítima. Los Zares la utilizaron después como prisión política, encarcelando allí a sus principales opositores, principalmente intelectuales. Convertida hoy en museo, su recinto amurallado ofrece incomparables vistas de la orilla sur del Neva. Desde sus murallas, diariamente, un cañonazo marca las doce del mediodía. La pequeña iglesia de madera que se encontraba originalmente en su interior se fue agrandando hasta transformarse en Catedral. Podremos admirar en ella la tumba del fundador de la ciudad, el Zar Pedro el Grande, así como las de los zares de la dinastía Romanov y sus familias, incluyendo Nicolás II y su esposa e hijos, asesinados durante la revolución en 1918. Sus cuerpos fueron trasladados a la Catedral en 1998. Almuerzo. Tiempo libre. Régimen Alimenticio: Desayuno - Comida (bebidas incluídas). Actividades: Visita panorámica de San Petersburgo - en grupo - Guía Local en español. Pequeño paseo por el barrio de Dostoievski - en grupo - Guía Local en español. Visita del Mercado Kuznechny - en grupo - Guía Local en español. Vista exterior del Acorazado “Aurora” - en grupo - Guía Local en español. Visita de la Fortaleza de Pedro y Pablo, panteón de los zares Romanov - en grupo - Guía Local en español.

Dìa 3.- San Petersburgo

Desayuno en el hotel. Día libre. En opción: Visita del Museo del Hermitage. Régimen Alimenticio: Desayuno.

Día 4.- San Petersburgo - Moscú

Desayuno en el hotel. Día libre. En opción: Excursión a Pushkin y visita del Palacio de Catalina y parque, y visita del Parque en Pavlovsk. Traslado a la estación de ferrocarril. Salida a Moscú en tren nocturno cabina cuádruple para la opción a compartir o cabinas privadas para una y para dos personas con dos o con cuatro literas, en la opción privada. Noche a bordo. Régimen Alimenticio: Desayuno.

Día 5.- Moscú

Desayuno en el tren. Llegada a Moscú. Visita Panorámica de Moscú. Vibrante, moderna, tendencia hasta el extremo, la capital rusa es un destino cultural de primer nivel. Esta metrópolis trepidante acoge el célebre Bolshói y el grandioso Kremlin. Teatros, salas de conciertos, boutiques de diseño, restaurantes y clubs de moda se alinean a orillas del Moscova. Moscú es la mayor ciudad de Rusia y de Europa, con más de 12 millones de habitantes. Es la capital de Rusia desde el siglo XV, excepto durante el periodo entre 1712 y 1918, cuando la capital fue trasladada a San Petersburgo. La ciudad fue fundada en el siglo XII, y el Kremlin, su principal fortaleza, fue erigido en 1156. Moscú rápidamente ganó importancia y el Ducado de Moscú se convirtió en la principal entidad política entre los principados de Rusia central. Iván III, Gran Príncipe de Moscú, unificó todos estos territorios bajo su cetro, liberó el centro de Rusia del yugo de los invasores mongoles y tártaros y fue proclamado Gran Príncipe del Rus, con Moscú como capital. La ciudad ha sido destruida varias veces a lo largo de su historia; y los invasores mongoles, tártaros de Crimea, polacos y suecos se han sucedido a sus puertas. El mismo Napoleón pasó aquí 6 semanas antes de iniciar su catastrófica retirada y, durante la II Guerra Mundial, los ejércitos alemanes fueron detenidos a solamente 20 km de Moscú. Todos estos sucesos han influido y modelado el paisaje urbano y la arquitectura de la ciudad, extremadamente eclécticos: se pueden ver fortalezas medievales junto a rascacielos estalinistas, y bellas iglesias barrocas y neoclásicas junto a elegantes edificios Art-Nouveau. Todo ello hace de Moscú un centro cultural de primer orden: la ciudad posee monumentos declarados “Patrimonio de la Humanidad” por la UNESCO, varios museos de extraordinaria importancia y teatros entre los mejores del mundo. Es una ciudad dinámica, en pleno desarrollo que desde hace pocos años ha vuelto a abrirse al visitante. Visita totalmente guiada en español, toma de contacto ideal con la ciudad, su centro histórico y sus principales monumentos. A través de amplias avenidas como la célebre Tverskaya, llegaremos a la “Colina de los Gorriones”, coronada por el célebre rascacielos de inspiración estalinista en el que se encuentra la Universidad Lomonósov. Desde aquí podremos admirar una espléndida vista de la ciudad. Contemplaremos los exteriores del célebre Monasterio de Novodévichi y su lago, que inspiraron a Tchaikovsky en el “Lago de los Cisnes” y pararemos en el Parque de la Victoria, construido tras la II Guerra Mundial. Recorreremos las avenidas que bordean el río Moscova, con vistas de la “Casa Blanca”, sede del Gobierno Ruso. Continuaremos dando un paseo en la calle Arbat, lugar de encuentro preferido de los moscovitas, animada vía peatonal en el corazón del casco antiguo. Es también llamada el “Montmartre ruso”, ya que está situada en un barrio bohemio donde anteriormente vivían numerosos artistas. Aun hoy día la frecuentan numerosos pintores y artistas callejeros. Pasaremos frente a la catedral de San Salvador, el edificio de la “Duma” o parlamento ruso, el célebre teatro Bolshói y el imponente edificio de la “Lubianka”, sede del antiguo KGB. No adentraremos en las callejuelas del antiguo barrio “Kitai-Gorod” y sus pequeñas iglesias. Finalmente, llegaremos a la Plaza Roja, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, llamada así por el color de los ladrillos de los edificios que la rodean: el Museo de Historia, las murallas del Kremlin y la catedral de San Basilio, con sus famosísimas cúpulas multicolores en forma del bulbo. En plaza Roja se sitúa el Mausoleo de Lenin y sobre sus adoquines desfila el Ejército Ruso en las numerosas conmemoraciones que tienen lugar a lo largo del año. Pequeña degustación de vodka. Para conocer mejor el origen y la historia de esta bebida tan apreciada en Rusia, realizaremos una pequeña degustación de vodka: los rusos la beben con gran placer en ocasiones especiales como bodas, bautizos o despedidas, o simplemente para compartir un buen rato entre amigos, o incluso como rubrica indispensable de un gran contrato. Sirvió incluso como moneda de cambio hasta principios del siglo XX. Conoceremos los principios de destilación de este alcohol de 40 grados (en su versión comercial) que formaba parte de las raciones de combate de los soldados soviéticos en el frente en la Segunda Guerra Mundial. Visita del Monasterio de Novodévichi. El Convento de Novodévichi (Nuevas Doncellas), declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es uno de los más bellos de Rusia. Se encuentra situado en uno de los meandros del río Moscova. Fue fundado Por Basilio III en 1524 para conmemorar la victoria rusa sobre los ejércitos polaco y lituano y la reconquista de la ciudad de Smolensko. Durante los siglos XVI y XVII las grandes familias de boyardos rusos e incluso la propia familia imperial enviaban a Novodévichi a algunas de sus hijas. Está situado al borde de un pequeño lago que inspiró a Tchaikovsky en su composición del “Lago de los Cisnes”. Los exteriores de su catedral de 5 cúpulas y su campanario son especialmente notables por su belleza. En el Cementerio de Novodévichi, situado en el territorio del monasterio, están enterradas numerosas personalidades rusas del mundo del arte, la ciencia e incluso de la política: Boris Yeltsin, Jrushchov, Kropotkin y Mólotov reposan junto a Chéjov, Gógol, Mayakovski y Bulgákov, así como Rostropóvich, Shostakóvich, Stanislavski, Rubinstein, Chaliapin o Eisenstein. En el Museo de Novodévichi se halla un importante museo con colecciones de iconos, joyería, bordados y libros antiguos. Almuerzo. En opción: Visita del Metro de Moscú. Traslado al hotel y alojamiento. Régimen Alimenticio: Desayuno - Comida (bebidas incluídas). Actividades: Visita Panorámica de Moscú - en grupo - Guía Local en español. Degustación de vodka - en grupo. Visita del Monasterio de Novodévichi - en grupo - Guía Local en español.

Día 6.- Moscú

Desayuno en el hotel. Día libre. En opción: Visita del Kremlin con sus catedrales. En opción: Visita de la Galería Tretiakov. Régimen Alimenticio: Desayuno.

Día 7.- Moscú

Desayuno en el hotel. Día libre (o extensión “Anillo de Oro” para un programa de 11 días/10 noches). En opción: Excursión a Serguiev Posad y visita del Monasterio, y visita de Izmáilovo. Régimen Alimenticio: Desayuno.

Día 8.- Moscú

Desayuno en el hotel (en función de la hora de salida del vuelo de regreso). Traslado de salida al aeropuerto. Régimen Alimenticio: Desayuno.
San Petersburgo: Marriott, Radisson, Holiday Inn, Sokos, Vedensky, o similar 4*SUP (en la ciudad)
Moscú:
Tren nocturno cabina cuádruple, San Petersburgo - Moscú
Moscú:
Marriott, Radisson, Holiday Inn, Novotel, Borodino o similar 4*SUP (en la ciudad)
Notas Importantes:
El orden de las visitas del programa podría cambiar en función de días de cierre de museos u otras circunstancias excepcionales.
El día 5º el desayuno se realiza en el tren. En función del horario definitivo del tren, el desayuno podría darse en forma de picnic.
En el almuerzo del día 2º y 5º se incluyen las siguientes bebidas: té/café, agua mineral para cada comida.
En función del horario definitivo del tren diurno, una de las comidas del día (desayuno, comida o cena) podría darse en forma de picnic.
Cabinas a compartir: son cabinas con cuatro literas a compartir con otros viajeros.
Sujeto a disponibilidad y cambio de divisa.